De memoria y de historia de los Estudios Latinoamericanos

 

 Con motivo de los 40  años del CELA (Colegio de Estudios Latinoamericanos), Editorial Praxis, el Seminario Permanente  sobre América Latina (SEPEAL) y el Colegio Nacional de Licenciados en Estudios Latinoamericanos (CNL) editaron en noviembre del año pasado el libro “De memoria y de historia de los Estudios Latinoamericanos”, del Dr. Ignacio Sosa Álvarez, profesor de tiempo completo del Colegio de Estudios Latinoamericanos, el cuál contiene las charlas que con motivo del citado aniversario, ofreció el doctor Sosa a los integrantes de SEPEAL.

En dicho libro el Dr. Sosa nos ofrece algo más allá que un libro conmemorativo o un ejercicio de memoria retrospectiva; nos ofrece una crítica tajante y profunda de lo que fueron y son los Estudios Latinoamericanos en la Facultad de Filosofía y Letras. Explora las contradicciones del Colegio, los enfrentamientos teoricos y la composición socioeconómica del mismo, así como el anhelo interdisciplinario y el corte político de nuestros estudios. Igualmente el Dr. Sosa nos ofrece una visión prospectiva del quehacer del latinoamericanista y de la busqueda de un lugar en la sociedad mexicana y latinoamericana.

En un lenguaje ameno que nos lleva por sus recuerdos “emotivos” a sus sentencias objetivas, una introspección que cautiva al lector que pertenece a esa “tribu latinoamericanista”. Un libro controversial de lectura obligada y de discusión apasionada, que ojalá propicie un nuevo debate sobre los caminos recorridos y por recorrer en el CELA.

“Los estudios latinoamericanos recuperaron para las humanidades la tradición clásica que había sido olvidada por la escolástica. Ésta las había reducido a una actitud contemplativa volcada al estudio del pasado y al cultivo de la belleza; en cambio, la primera estudiaba al hombre como el centro de la comunidad cívica y cultural. Esta vuelta a las raíces permitió que un buen número de integrantes del gremio prestaran más atención a los problemas del presente que a los del pasado y, además, este giro se hizo acompañar del imperativo moral del actuar en función del pensar. En otras palabras, las humanidades, desde esta renovada perspectiva, abandonaron su postura contemplativa e intentaron recuperar su dimensión de conocimiento útil para la sociedad”

Sosa Álvarez, Ignacio. De memoria y de historia de los Estudios Latinoamericanos, Editorial Praxis- SEPEAL-CNL. México, 2007. pp. 20-21.

Eduardo Kingman, LA SED, Oleo sobre tela 1953

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s