La Iglesia Presbiteriana y su llegada a México

Gloria Ma. de Lourdes Salazar Aguilar

La Iglesia Presbiteriana forma parte de las Iglesias Evangelistas o protestantes, las llamamos “Iglesias Protestantes Históricas”, y entre ellas se cuentan la Iglesia Luterana, la Iglesia Bautista, la Iglesia Metodista, la Iglesia de los Menonitas o Anabaptista, la cual tiene reglas muy estrictas y por último la Iglesia Presbiteriana. En los primeros siglos cuando algún grupo al interior de la Iglesia, era objeto de persecución, se le dejaba de considerar como cristiano y se le llamaba herético. Sin embargo, la separación entre la Iglesia Occidental y la Oriental, en el siglo XI, marcó la primera vez en que, a pesar de la separación, ambos grupos siguieron considerándose cristianos y no herejes, pues además de ser las dos Iglesias más grandes, tenían las mayoritarias de los creyentes en sus respectivas áreas de influencia: la oriental y la occidental.

Durante toda la historia de la Iglesia hubo movimientos que pedían reformas y en el occidente empezaron a crecer entre los siglos XII a XV. Sin embargo, en todos estos casos la Iglesia Católica romana logro imponer su voluntad y eliminar a los que buscaban reformarla, esta fue la época en que la Santa Inquisición logró mayor fuerza. Pero a principios del siglo XVI Martín Lutero, un monje agustino, se opuso a ciertas doctrinas y prácticas de la Iglesia Católica Romana y, aunque fue excomulgado y perseguido por Roma, no lograron apresarlo ni callarlo. Esto se debió más que nada a que muchos de los príncipes y gobernantes del norte de Europa acordaron con él y su movimiento reformista y la Iglesia de Roma no pudo imponer su voluntad en esos lugares de Europa.

Se han usado diferentes nombres o títulos para designar a las Iglesias surgidas de este movimiento, se les llama Iglesias de Reforma, Iglesias Reformadas o Iglesias Protestantes. El término “Protestante” surgió en el siglo XVI para designar a los que protestaban contra ciertas imposiciones que favorecían a la Iglesia Católica(1).

Originalmente se refería únicamente a las Iglesias que siguieron a Lutero, pero después se aplicó a todas las Iglesias de la Reforma. Lo contrario ocurrió con el término “reformado”, pues si bien en un principio se refería a todas las Iglesias de la Reforma, más tarde se comenzó a aplicar únicamente a las Iglesias que seguían el pensamiento de Ulrico Zuinglio y Juan Calvino para distinguirlas de las que seguían más el pensamiento de Martín Lutero, que se designaron como Luteranas.

En su mayoría estas Iglesias eran sostenidas por los gobernantes quedando sujetas a las leyes y a los reyes, príncipes, duques, y otros gobernantes, en vez de estar bajo la jurisdicción del Papa. El nombre de “Históricas” las distingue de las Iglesias y grupos religiosos que surgieron más tarde en Europa.

¿Cuáles son estas Iglesias históricas? Ya enumeramos las principales: la Iglesia Luterana, la Iglesia Presbiteriana, la Iglesia Bautista, la Iglesia Metodista y la Iglesia Anabaptista. Hoy día, en América Latina, es común hablar de las Sectas Protestantes, pero en realidad estos dos términos son opuestos, no puede existir la denominación “sectas Protestantes” porque “Protestante” se refiere más bien a las Iglesias Históricas, y La palabra “secta” la utilizan tanto la Iglesia Católica como por las Iglesias Protestantes para referirse a grupos que niegan algunas de las doctrinas más básicas de la fe(2), como por ejemplo la santísima trinidad o la divinidad y humanidad de Cristo. Un sinónimo del termino “Protestante” es “evangélico”, por eso las llamamos Iglesias Evangélicas o Protestantes.

En el II Concilio Vaticano, la Iglesia Católica Romana acepta a las Iglesias Históricas o Protestantes como hermanos en la fe y verdaderos cristianos, pero no acepta a los miembros de otros grupos que considera sectarios y que niegan las enseñanzas básicas de las Iglesias Históricas. Todas las Iglesias Evangélicas o Protestantes permiten que sus ministros, llamados pastores, se casen y celebren la santa cena, dándoles a los fieles no sólo el pan sino también el vino. Aceptan sólo dos ordenanzas, el bautismo y la santa cena, sólo como recordatorio de Jesucristo. Estos fueron algunos de los puntos importantes para los reformadores.

Es importante señalar que ni Martín Lutero ni los otros reformadores que le siguieron, pretendieron fundar una nueva Iglesia, más bien querían reformar la Iglesia Católica. Los luteranos, igual que los anglicanos y los otros grupos cristianos, consideran que su Iglesia no fue fundada en el siglo XVI, afirman que es la misma Iglesia que siempre ha existido. Los luteranos afirman que la diferencia entre su Iglesia y la Iglesia Católica Romana es que la primera quiso reformarse mientras que la segunda se negó a hacerlo.

Otra de las Iglesias Protestantes Históricas es la que se llama Presbiteriana […]

[Da clic aquí para seguir leyendo el resto de este artículo]

2 respuestas a La Iglesia Presbiteriana y su llegada a México

  1. LUIS MARTIN AVILA ALCOCER dice:

    LES ESCRIBO PARA PEDIRLES UN FAVOR SI ME PUDIERAN AYUDAR RESPONDIENDO LAS SIG PREGUNTAS YE QUE YO TENIA A MI ABUELO MATERNO EL SECONGREGABA EN UNA DE SUS IGLESIA EN MI TIERRA

    COMO CREEN EN LA BIBLIA—
    EN DIOS—.
    EN EL HIJO DE DIOS—Cristo
    EN EL DIA DE REPOSO (SABADO)
    EN LA RESURECCION—
    EN EL REGRESO DEL SR. JESUCRISTO—
    EN LOS MANDAMIENTOS—
    Y APRTE DE LA BIBLIA CUALES OTROS LIBROS USAN. DE MUCHA IMPORTANCIA PARA USTEDES—
    Y ACTUALMENTO CUANTAS PERSONAS CONFORMAN SU IGLESIA

  2. porque martiin lutero se opuso a la iglesia catolica

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s