Historia de América Latina, Cambridge.

julio 18, 2009

Compañeros de Latinoamericanos, en esta ocasión, después de una larga ausencia, aqui va un aporte espectacular que encontré en el sitio http://www.elultimolibro.net en el cual podrán encontrar libros electrónicos de historia, novelas y algunos comics. Pero de ahí nos hemos traido la colección en formato pdf de la Historia de América Latina de Cambridge coordinada por el historiador inglés Leslie Bethell. Espero la disfruten y promuevan los links, claro dando crédito al sitio antes mencionado.

Los libros estan alojados en Rapidshare que es un host para bajar archivos, son completamente seguros. Aquí hay un tutorial excelente para quienes usan por primera vez este tipo de páginas.

Pages from Historia de America latina 01 - Epoca colonial - La America precolombina y la conquista01 – Época colonial – La America precolombina y la conquista

02 – Época colonial – Europa y America en los siglos XVI, XVII, XVIII

– 03 – Época colonial – Economia

04- Época Colonial- Cultura y sociedad

– 05 – La independencia

– 06 – América latina independiente 1820-1870

– 07 – Economía y sociedad 1870-1930

– 08 – Cultura y sociedad 1830-1930

– 09 – México, América central y el caribe 1870-1930

– 10 – América del sur 1870-1930

– 11 – Economía y sociedad desde 1930

– 12 – Política y sociedad desde 1930

– 13 – México y el caribe desde 1930

14 – América central desde 1930

– 15 – El cono sur desde 1930

– 16 – Los países andinos desde 1930

Anuncios

Exilios en “Memorias del subdesarrollo”

mayo 28, 2009

Todo el mundo quiere a su manera que le hagan caso.
Tal vez por eso yo escribo tanto ahora que estoy solo.
Pero es una trampa peligrosa. […]

El wei wu wei de Lao-tse es la solución:
“actuar sin actuar”, sin comprometerse.
Pero es difícil estar y no estar al mismo tiempo.
Hacer las cosas sin encadenarse al futuro.
Prefiero ser insignificante.

Sergio Carmona

Introducción o Bajo La Habana

Ya la secuencia inicial es, como mínimo, diferente. Planos en blanco y negro, bastante cerrados, en contraste con el baile al aire libre en el que nos estamos entremetiendo junto con la cámara. Casi huele a sudor y esta impresión es provocada no sólo por la muchedumbre en movimiento, sino por los mismos músicos y sus expresiones faciales. Un disparo. Un hombre cae. Se abre la multitud, por un momento, para cerrarse en cuanto se llevan al muerto de ahí. Para entonces la ilusión de estar presentes es completa. Hasta que la imagen se congela en el primer plano del rostro de una chica que mira a la cámara, entre extrañada y desafiante.

Haz clic aquí para ir al “playlist” de Memorias del Subdesarrollo (filme completo), en youtube

Como lo sabremos después, la escena es uno más de los paseos del protagonista por La Habana de 1961-1962, paseos de cuyo montaje se compone la película entera. Sergio, de 39 años, es un habanero de clase media alta con pretensiones de artista-intelectual (siempre quiso ser escritor y en la coyuntura encuentra su oportunidad) que decide quedarse en la ciudad después del triunfo de la Revolución en Cuba para “ver qué pasará”. Sus padres, su esposa, se van a los Estados Unidos junto con la mayor parte de la burguesía. Pronto los alcanzará Pablo, el mejor amigo de Sergio. Así, Sergio queda solo en su lujosamente amueblado departamento, desde cuyas alturas domina a la ciudad, armado de un telescopio y una máquina de escribir, donde llevará un diario por el que, en off, conoceremos sus reflexiones y pensamientos.

Pero no es en su departamento donde se construirá esta historia. Moderno y subdesarrollado flaneur, aprovecha recurso y circunstancia (el gobierno ha confiscado sus propiedades inmuebles, pero recibe periódicamente un cheque por concepto de rentas de sus departamentos gracias a la llamada Reforma Urbana) para pasar sus días paseando, mirando y reflexionando. Las evoluciones de cámara y sujeto construirán una Habana que es en la película ciudad, personaje, pueblo, Cuba, América Latina, subdesarrollo, revolución; logrando, en su síntesis (a través de la mirada crítica de Sergio, pero también de otras críticas introducidas con diferentes recursos, la más significativa de las cuales es la del nuevo Estado de la Revolución) un planteamiento completo de problemas complejos. Nuestro subdesarrollado Ulises se exiliará en su propia ciudad y en sus paseos se enfrentará a sus monstruos, buscando su hogar en una Itaca que, para él, ni existió antes ni existirá después de la Revolución. El sentido del filme se encontrará en la problematización que se origina cuando Sergio opta por quedarse con La Habana pero no con la Revolución, observando. Distancia que facilita su crítica, pero a la larga, lo excluye de la vida y de la Historia. El uso de otros elementos generalmente asociados al llamado documental, como escenas de la vida cotidiana en las calles de la ciudad filmadas con cámara oculta – o a la vista -, fragmentos de noticiarios (audio y/o video), fotografías, servirá para escuchar otros testimonios y críticas. Junto a la mirada de Sergio, estas otras voces establecen el coro de preguntas y problemas que al espectador corresponde sintetizar, a un mismo tiempo recordándonos que la narración tiene un contexto histórico muy específico, espacio y tiempo a donde podemos, fácilmente, extrapolar las principales preguntas que no responde, sólo deja abiertas y bien establecidas, este interesante filme […]

Haz clic aquí para leer el resto del artículo


Revistas y redes intelectuales en América Latina

octubre 14, 2008

En el Centro de Investigaciones sobre América Latina y el Caribe (CIALC) se llevó a cabo los días 14 y 15 de octubre de 2008 este coloquio donde se analizó el papel de las revistas culturales y literarias. Aquí te proporcionamos el audio de algunas de ellas.

Mesa 1: Hombres insignes, revistas ilustres (moderó: Mina Navarro)

Andrés Kozel – La revista Humanismo
Kozel describe “el descubrimiento de un tema” en la revista de Raúl Roa que resulta no ser la revista de Raúl Roa hasta años después de su fundación. Explica las redes de intelectuales a su alrededor y su relación con los cambios en ella.

Mario Oliva – La revista Repertorio Americano
Oliva se pregunta, a partir de un esquema derivado de la Economía Política cómo un sólo hombre pudo financiar, editar y circular esta revista quincenal de 1181 números.

Liliana Weinberg – La revista Cuadernos Americanos
Un recorrido por las redes intelectuales alrededor de esta importante revista (que Weinberg introduce con una bonita anécdota personal, como es su estilo), sus inicios, motivaciones y objetivos.

Sesión de preguntas

Mesa 2: Las revistas como fuentes para el estudio de la historia (moderó: Alejandra González)

Paola Ugalde – Arte y letras
En los inicios del siglo XX, la clase media encontró en esta revista una guía y reflejo de sus valores estéticos y morales. Esto y más.

Iván Gómez – Crisol y el PNR
Gómez encuentra que la revista Crisol fue ideal para afincar el nuevo régimen del PNR. Y lo argumenta bien.

María del Rocío García – La presencia de América Latina en El Maestro
García describe y explica el contenido y objetivos políticos de esta publicación oficial de los veintes.

Sesión de preguntas

Mesa 3: De la militancia cultural a la política (moderó: Andrés Kozel)

Gustavo Jiménez Aguirre – Nuevo Mercurio
El investigador del IIFi-UNAM explica la red intelectual y los diálogos culturales en torno a una revista latinoamericana editada en europa con participación de ambas regiones, y retrata al fundador de la revista.

Alejandra González – Casa de las Américas
A través de 2 números clave de la revista Casa de las Américas Alejandra nos cuenta la historia de una ruptura. Muy recomendable.

Sesión de preguntas

Conferencia:
Evodio Escalante – Los Contemporáneos y los Estridentistas en sus revistas literarias
Escalante nos da una buena zambullida en la historia de la vanguardia mexicana con esta conferencia sobre sus distintas revistas literarias.

Da clic aquí para ver la página del Proyecto de Revistas Culturales y Literarias y Redes Intelectuales


Ponencias de las Jornadas Estudiantiles 2008

octubre 7, 2008

Las Jornadas Estudiantiles de Estudios Latinoamericanos se realizaron el 8 y 9 de abril de 2008, con buenas participaciones en las mesas y en el público. Da clic en cualquiera de los temas para acceder a las ponencias.

Cultura en el México contemporáneo y América Latina

  • Miriam García Apolonio
  • Víctor Hugo López Mohedano – Cine político en América latina 60-70
  • Magdalena Jiménez Romero – El baile flamenco en la Ciudad de México en la década de 1980
  • Adrián Luis Villagómez Velázquez

Integración latinoamericana, migración y desarrollo

  • Marcos Alonso Cabello Hernández
  • Cuitláhuac Rosas Newland – Migrantes en tránsito: Centroamericanos en la frontera sur de México
  • Ireri Sanvicente Flores – Nuevas propuestas y modelos para la integración latinoamericana
  • Marisol Torres Hernández – La construcción de la nueva capital de Belice, Belmopan

América Latina: Estudio de su historia e historia de su estudio

  • Emilia Cordero
  • Eduardo Buendía Reséndiz – Los movimientos gremiales y fabriles del valle de México del siglo XIX
  • Cynthia Lujano Rosas – Un acercamiento a la categoría de Estado en América Latina
  • Luis Arturo Ramírez Cruz

De los autoritarismos a la transición democrática

  • Ricardo Ramos Gutiérrez – Julio Argentino Roca. Una dictadura oligárquica
  • Pavel E. Andrade Delgadillo – Estado Novo
  • Ricardo Solís Herrera – Entre Barón Samedi y Francois Duvalier: El vudú haitiano al servicio de la dictadura
  • Luis Enrique Rosales Roldán – Transiciones 70-90

Lispector y Bohórquez: Novela y poesía desde la literatura latinoamericana

  • Dariela Romero Ramos – El problema del lenguaje y la imagen del agua en “Cerca del corazón salvaje” de Clarice Lispector
  • Azuvia Licón Villalpando – El espacio y el deseo en la poesía de Abigael Bohorquez, Memoria en la alta

De reformas judiciales y criminalización de lo social

  • Raymundo Espinoza Hernández – La relación entre el desarrollo de los sistemas de protección constitucional y los movimientos sociales en Latinoamérica
  • Gabriela Beatriz González Gómez – El miedo en los jueces

El quehacer pertinente y pendiente: Filosofía desde América Latina

  • Hazahel Hernández Peralta – Lezama Lima y los trabajos de la metáfora en la unidad latinoamericana
  • Blanca Angélica Mejía Acata – La actualidad y pertinencia de la utopía en América Latina
  • Adriana Sandoval González – Reflexión respecto a América Latina. De lo particular a lo relacionado
  • Jessica Sánchez Bolaños – Epistemología moderna, narrativas contramodernas y razón poscolonial

Bolivia ¿Integrando la nación o desintegrando el Estado?

  • Flavio Barbosa de la Puente
  • Alba Mercedes Miranda Leyva

Cine y movimientos sociales

octubre 3, 2008

Dentro de las actividades del Primer Congreso de la Cultura Iberoamericana, en la mesa redonda Cine y Movimientos Sociales se destacó al documental. Los mexicanos que iniciaron y cerraron las participaciones no olvidaron mencionar el papel crucial de los acontecimientos de 1968.

Alejandra Islas Caro (México) realizó una muy buena semblanza testimonial de la historia de este tipo de cine en México, de dicha fecha a la actualidad.

Carlos Henríquez Consalvi, pionero de Radio Venceremos, comenzó su intervención con la proyección de un corto documental sobre las actividades de lo que comenzó siendo una estación (móvil) de radio revolucionaria del FMLN y poco a poco crecería a ser un conjunto de periodistas, fotógrafos y cineastas que denunciaban la intervención norteamericana en El Salvador, entre otras cosas. El eje de la charla de Henríquez fue la reflexión sobre la memoria histórica, y la conservación de esta a través del Museo de la Palabra y de la Imagen.

El argentino David Blaustein sintetizó una breve historia del Cine Liberación y el Cine de la Base en Argentina y los calificó como antecedentes directos del reciente Cine Piquetero o “Video informe”, en el que basó gran parte de su intervención, y tipificó los documentales realizados alrededor de los movimientos sociales bonaerenses (Las fábricas recuperadas como objetivo de retrato, la crisis del 19 y 20 de diciembre del 2001 – el corralito y la represión -, y el cine que acompaña al movimiento de Derechos Humanos argentino).

Manuel Pérez Paredes, veterano cineasta del ICAIC ofreció un retrato del papel del cine cubano después de la revolución, haciendo énfasis en sus años de formación y la problemática que enfrentó.

Óscar Menéndez finalizó recordando Tlatelolco y denunciando la impunidad, junto a los problemas de difusión y legalidad que enfrenta el cine mexicano. En seguida proyectó parte del documental “Historia de un documento”.

El Primer Congreso continúa hoy y todo el fin de semana con ponencias, comentarios y presentaciones de cineastas, teóricos, críticos y técnicos en el Centro Nacional de las Artes, y durante tres semanas más con el ciclo Historias en común, en la Cineteca Nacional (con presencia de algunos directores).

Vayan, se pone bien. El café no está tan malo y no faltan las galletas.

Baja aquí los audios de las ponencias en mp3:


La historia me absolverá

febrero 26, 2008
Sin más presentaciones ni preámbulos les dejo este documento imprescindible para la historia latinoamericana y cubana, ya que como quiera que sea, la figura de Fidel Castro Ruz es imprescindible en la historia. Quizá consciente de ello el mismo Fidel pronunció este discurso con motivo del juicio que el gobierno de Batista le interpuso por el Asalto al Cuartel Moncada. “La historia me absolverá” es quizá uno de los documentos que mejor expone la idea de rebelión, misma que es encarnada y defendida por el liberalismo.
Rene Manderos

El ritmo, la música y el lenguaje popular en Nicolás Guillén

octubre 22, 2007

por: Magdalena Jiménez Romero

Diré finalmente que estos son unos versos mulatos.
Participan acaso de los mismos elementos
que entran en la composición étnica de Cuba,
donde todos somos un poco níspero.

Nicolás Guillén


Introducción

La poesía de Nicolás Guillén ha sido denominada o calificada de numerosas formas. La más común es la de “poesía negra”, aunque es cada vez menos aceptada por limitarla a uno sólo de los tan variados aspectos que trata. Otra es “poesía afrocubana” o “afrocaribeña”. Sin embargo, el propio Guillén, en su prólogo a Sóngoro Cosongo, denomina su obra como “poesía mulata”, dándole el sentido universal necesario para conciliar la diferenciación de razas que tanto ha hecho sufrir a su pueblo. Para entender lo mulato en tal sentido, sería necesario acudir a la palabra “transculturación”, neologismo creado por Fernando Ortiz para integrar a todas y cada una de las culturas que conforman el núcleo mestizo en Cuba. Esto es lo que tomará Guillén para darle forma a su obra: la cultura popular cubana, producto de un mestizaje múltiple en el que participaron principalmente la cultura española y la africana con todas sus variantes. Ambas se movían dentro de un contexto común al resto de las Antillas: la plantación, lugar donde encuentran las músicas y danzas populares su espacio de gestación a partir de todos sus elementos, pero con preponderancia africana. El son es una de esas músicas, pues se combinan la melodía, los metros y los instrumentos musicales con la tradición del canto y la rítmica africanos.
La importancia que tiene el son para Guillén es que en él se encarna la popularidad en todas sus facetas, tanto en lo rítmico y musical como en la oralidad, convirtiéndose en los principales recursos estilísticos de su obra, y haciendo de ello un instrumento para expresar su inconformidad hacia la situación social, racial y económica de Cuba, mediante un nacionalismo integrador.
Aunque la crítica siempre ha preferido enfocarse al aspecto social de la obra de Guillén, a partir de los años setenta comienzan a aparecer más textos que nos hablan del aspecto musical, rítmico y lingüístico de sus poemas. Aunque no todos ellos han sido para mí totalmente accesibles, he querido de cualquier modo examinar la estética innovadora y vanguardista del poema-son guilleniano desde esa óptica, pues la música y el lenguaje, con todas sus variantes dialectales, son las formas más explicitas de entender lo popular en la obra de Guillén, y la esencia cultural de lo que Cintio Vitier llama “lo cubano”, entendido éste como el mestizaje multifacético entre lo africano y lo español, más allá de tratar de enfocarse solamente en la esencia negra.
Para destacar estos dos aspectos estéticos (el ritmo musical y le lenguaje popular) he querido basarme principalmente en Motivos de Son (1930) y Sóngoro Cosongo (1931), recurriendo asimismo a otros poemas para ejemplificar algunos puntos.

El ritmo del son en Guillén

Como ya hemos mencionado, el son es música mulata por contener elementos hispano-africanos en su composición, pero por mucho tiempo las clases sociales altas la rechazaron por estar íntimamente vinculado a la raza negra y la pobreza económica en que vivía. Poco a poco, por diferentes factores socioculturales, lo “afrocubano se hace cubano”, y tanto la literatura como la música culta se ven impregnadas de lo que antes era violentamente relegado.
Existe un poema anónimo del siglo XIX llamado “Son”, cuya estructura poética es la misma que usa Guillén en sus Motivos de son, así como la fonética y el lenguaje popular: «Mulata colorá/ aprende d’esa negrita/ que se planchó la pasita, / se cortó la melenita, / y tiene la bemba rosa». Los primeros poemas de la corriente negrista escritos por cubanos aparecen en 1928 con José Z. Tallet, Ramón Guirao y Emilio Ballagas, entre muchos otros, pero ven al negro “desde afuera” , como poetas blancos, a diferencia de Guillén, que lo plasma desde su sentir mulato. Su innovación es crear, por un lado, un orgullo de raza en el negro, reivindicando su lugar en la cultura cubana, y por otro, elevar el son a estrofa poética. Mi análisis abarcará esta última, principalmente en su estructura formal, pero sin descartar algunas observaciones en cuanto a su contenido.

Guillén descubre que dentro de la estructura y el espíritu del son existen posibilidades poéticas antes no exploradas. Extrae el “montuno” del son popular (generalmente interpretado por sextetos típicos en cuba), es decir, el estribillo rítmico en forma de comentario malicioso y burlón, y “ese sentido de final que todo se resuelve en risa y baile” […]

Da clic aquí para leer el resto del artículo