Ponencias de las Jornadas Estudiantiles 2008

octubre 7, 2008

Las Jornadas Estudiantiles de Estudios Latinoamericanos se realizaron el 8 y 9 de abril de 2008, con buenas participaciones en las mesas y en el público. Da clic en cualquiera de los temas para acceder a las ponencias.

Cultura en el México contemporáneo y América Latina

  • Miriam García Apolonio
  • Víctor Hugo López Mohedano – Cine político en América latina 60-70
  • Magdalena Jiménez Romero – El baile flamenco en la Ciudad de México en la década de 1980
  • Adrián Luis Villagómez Velázquez

Integración latinoamericana, migración y desarrollo

  • Marcos Alonso Cabello Hernández
  • Cuitláhuac Rosas Newland – Migrantes en tránsito: Centroamericanos en la frontera sur de México
  • Ireri Sanvicente Flores – Nuevas propuestas y modelos para la integración latinoamericana
  • Marisol Torres Hernández – La construcción de la nueva capital de Belice, Belmopan

América Latina: Estudio de su historia e historia de su estudio

  • Emilia Cordero
  • Eduardo Buendía Reséndiz – Los movimientos gremiales y fabriles del valle de México del siglo XIX
  • Cynthia Lujano Rosas – Un acercamiento a la categoría de Estado en América Latina
  • Luis Arturo Ramírez Cruz

De los autoritarismos a la transición democrática

  • Ricardo Ramos Gutiérrez – Julio Argentino Roca. Una dictadura oligárquica
  • Pavel E. Andrade Delgadillo – Estado Novo
  • Ricardo Solís Herrera – Entre Barón Samedi y Francois Duvalier: El vudú haitiano al servicio de la dictadura
  • Luis Enrique Rosales Roldán – Transiciones 70-90

Lispector y Bohórquez: Novela y poesía desde la literatura latinoamericana

  • Dariela Romero Ramos – El problema del lenguaje y la imagen del agua en “Cerca del corazón salvaje” de Clarice Lispector
  • Azuvia Licón Villalpando – El espacio y el deseo en la poesía de Abigael Bohorquez, Memoria en la alta

De reformas judiciales y criminalización de lo social

  • Raymundo Espinoza Hernández – La relación entre el desarrollo de los sistemas de protección constitucional y los movimientos sociales en Latinoamérica
  • Gabriela Beatriz González Gómez – El miedo en los jueces

El quehacer pertinente y pendiente: Filosofía desde América Latina

  • Hazahel Hernández Peralta – Lezama Lima y los trabajos de la metáfora en la unidad latinoamericana
  • Blanca Angélica Mejía Acata – La actualidad y pertinencia de la utopía en América Latina
  • Adriana Sandoval González – Reflexión respecto a América Latina. De lo particular a lo relacionado
  • Jessica Sánchez Bolaños – Epistemología moderna, narrativas contramodernas y razón poscolonial

Bolivia ¿Integrando la nación o desintegrando el Estado?

  • Flavio Barbosa de la Puente
  • Alba Mercedes Miranda Leyva

Chile 35/5

agosto 30, 2008
Da clic para ver el programa

Da clic para ver el programa

Se acerca la fecha de nuestro – de los latinoamericanos – 11 de septiembre. No es precisamente el neoyorquino, aunque los Estados Unidos no le fueron nada ajenos. En un doble acto conmemoramos a un chileno en diversos sentidos también nuestro.

La cita es en el Aula Magna de la Facultad de Filosofía y Letras, 1 y 2 de septiembre de 2008. Corre la voz…


Exposición permanente en el museo de la novela de la eterna (estudiantes no pagan)

junio 17, 2008

por Cristobal Gândurile (2009-1)

“Palabra
¿Recuerdas a aquellas que nombraste
más allá del fuego, en la pasión,
ardiendo el alma como una hoja de otoño
tormenta u ola en la galerna?”

Francisco Cervantes.

Un museo, según el Diccionario de la Real Academia, es un lugar abierto al público, cuya finalidad consiste en la adquisición, conservación, estudio y exposición de los objetos que mejor ilustran las actividades del hombre, o culturalmente importantes para el desarrollo de los conocimientos humanos. Basado y parafraseando lo anterior, un museo literario o un museo de la novela, tratará de alguna forma cumplir con las actividades entorno a él: la adquisición, conservación estudio y exposición de objetos-personajes o actores literarios dentro de una novela, que ilustran las acciones ficticias literariamente importantes para el desarrollo de la misma.

¿Pero cómo desarrollar esta empresa, cómo fomentar o llevara acabo la adquisición, conservación, estudio y exposición de actores literarios dentro de una novela?

Primeramente el Museo de la Novela de la Eterna, está conformado por prólogos y capítulos; prólogos que se agolpan en la lectura, que nos dejan por una parte confundidos ya que no existe una secuencia lineal o “lógica”, pero en los cuales se representan acciones que son consecuencias de la principal idea, un museo.

En ellos, entonces, se dan las características mismas de la obra, la adquisición de actores literarios, el autor, el lector, los críticos, los editores, los personajes, teoría de la misma novela. Cada uno de los actores es adquirido y reinventado.

El Autor[1]; dentro de la obra no es Macedonio Fernández, él (Macedonio), presenta un Autor independiente en sus prólogos, que adquiere y delimita a su Lector, personaje de la misma novela, además de contar con la ayuda de nosotros los lectores, yo en mi caso; es decir, uno como lector de la obra es invitado a convertirse en un ente imaginario, en el personaje dentro de una novela:

Tengo la suerte de ser el primer escritor que puede dirigirse al doble lector… [2] nos dice el Autor, y es con esto que se realiza la adquisición de la parte más importante de una obra, el lector y el autor.  

Es cierto que dentro de la obra ya esta determinado un tipo de lector, pero aun así, nosotros los lectores somos convidados a formar parte de la obra, y es que naturalmente lo hacemos al leer una novela, refractamos la realidad a la obra y comenzamos a lanzar juicios comparativos entre ficción y realidad. Pero qué pasa con una obra que esta sustentada en una ficción que no refleja más que la realidad de la lectura de la obra, qué pasa cuando los personajes adquiridos dentro de la obra son completamente ficticios y no buscan una veracidad con la realidad, sino la interacción dentro de la ficción, convertir al lector real en personaje dentro de la obra, buscan sólo la veracidad narrativa.

Entonces la obra adquirirá lectores variados a través de su existencia; al ser invitados de la ficción se cumple con la conservación de la obra misma, y renacimiento de ésta. Es decir se cumplirá con una parte de las características de un museo de la novela.  

El estudio de los actores narrativos está íntimamente relacionado con la manera de exponer la novela y la forma de interactuar con el lector, el lector y el lector se enfrentarán a un frangollo literario, a una presentación de discursos hechos por el autor para presentarnos la obra, una presentación o exposición sin más orden que el mismo desorden, un autor saltador exige un lector salteado. Alguien que este preparado para llenarse de discursos previos y que además no busque un orden dentro de si, pero que trate de llegar a su estudio de armado: el autor y el autor aluden a un tipo de lectura diferente que sea un reconstrucción de una novela que puede reconstruirse de múltiples formas, si embargo bajo una estructura ya concebida desde el inicio, la alteración.

Referencias

Mastronardi, Carlos, Comp. Macedonio Fernández. Selección de escritos, Buenos Aires. Centro editor de América latina.1968 pp. 64-115.
De Obieta, Adolfo, Macedonio Fernández. Buenos Aires. Ediciones Corregidor, 2004.
Diccionario de la Real Academia de la lengua española. 2004

——————————————————————————–

[1] Usaré cursivas para diferenciar el autor (Macedonio Fernández) del autor , dentro del Museo de la novela de la eterna.

[2] Mastronardi, Carlos, Comp. Macedonio Fernández. Selección de escritos, Buenos Aires. Centro editor de América latina.1968 p.65


Lecturas de México, Nación Multicultural

marzo 17, 2008

Las siguientes son las lecturas complementarias de la materia optativa del programa universitario México, Nación Multicultural, ordenadas según el calendario 2008-2.

Multiculturalidad y Nación (José del Val)
Carlos Montemayor, Los pueblos indios de México hoy

El estado del desarrollo de los Pueblos Indígenas (Carlos Zolla)
Compilación de Carlos Zolla sobre el tema.

Pueblos y Comunidades indígenas (Zósimo Hernández)
Convenio 169 sobre Pueblos Indígenas (OIT)
Declaración Universal de los Derechos Colectivos de los Pueblos (ONU)

Migración e internacionalización de los pueblos indígenas (Carolina Sánchez)
Compilación de Miguel Ángel Rubio y Carolina Sánchez.

Salud y medicina entre los pueblos indígenas (Carlos Zolla)
Presentación de PowerPoint (ACTUALIZADO 23 MAYO 2008 – Gracias Elena!)

Educación Indígena (Joaquín Figueroa y/o Natalio Hernández)
Ludka de Gortari, “Alcances y limitaciones de las políticas de
educación en zonas indígenas de la actualidad”

Autonomías y libre determinación (Zósimo Hernández)
Pacto internacional de derechos civiles y políticos
Pacto internacional de derechos económicos.

Mujeres indígenas (Patricia Castañeda)
Nellys Palomo Sánchez, “Las mujeres indígenas, surgimiento de
una identidad colectiva insurgente”

Nuestra Tercera Raíz (Luz María Montiel)
Luz Ma. Martínez Montiel – “Afroamérica, la tercera raíz”

Conflictos y Negociaciones contemporáneas (Evangelina Mendizabal)
Compilación de Evangelina Mendizabal.

PS A quien le interese, también se está desarrollando un Simposium de Derechos Indígenas En México.


El ritmo, la música y el lenguaje popular en Nicolás Guillén

octubre 22, 2007

por: Magdalena Jiménez Romero

Diré finalmente que estos son unos versos mulatos.
Participan acaso de los mismos elementos
que entran en la composición étnica de Cuba,
donde todos somos un poco níspero.

Nicolás Guillén


Introducción

La poesía de Nicolás Guillén ha sido denominada o calificada de numerosas formas. La más común es la de “poesía negra”, aunque es cada vez menos aceptada por limitarla a uno sólo de los tan variados aspectos que trata. Otra es “poesía afrocubana” o “afrocaribeña”. Sin embargo, el propio Guillén, en su prólogo a Sóngoro Cosongo, denomina su obra como “poesía mulata”, dándole el sentido universal necesario para conciliar la diferenciación de razas que tanto ha hecho sufrir a su pueblo. Para entender lo mulato en tal sentido, sería necesario acudir a la palabra “transculturación”, neologismo creado por Fernando Ortiz para integrar a todas y cada una de las culturas que conforman el núcleo mestizo en Cuba. Esto es lo que tomará Guillén para darle forma a su obra: la cultura popular cubana, producto de un mestizaje múltiple en el que participaron principalmente la cultura española y la africana con todas sus variantes. Ambas se movían dentro de un contexto común al resto de las Antillas: la plantación, lugar donde encuentran las músicas y danzas populares su espacio de gestación a partir de todos sus elementos, pero con preponderancia africana. El son es una de esas músicas, pues se combinan la melodía, los metros y los instrumentos musicales con la tradición del canto y la rítmica africanos.
La importancia que tiene el son para Guillén es que en él se encarna la popularidad en todas sus facetas, tanto en lo rítmico y musical como en la oralidad, convirtiéndose en los principales recursos estilísticos de su obra, y haciendo de ello un instrumento para expresar su inconformidad hacia la situación social, racial y económica de Cuba, mediante un nacionalismo integrador.
Aunque la crítica siempre ha preferido enfocarse al aspecto social de la obra de Guillén, a partir de los años setenta comienzan a aparecer más textos que nos hablan del aspecto musical, rítmico y lingüístico de sus poemas. Aunque no todos ellos han sido para mí totalmente accesibles, he querido de cualquier modo examinar la estética innovadora y vanguardista del poema-son guilleniano desde esa óptica, pues la música y el lenguaje, con todas sus variantes dialectales, son las formas más explicitas de entender lo popular en la obra de Guillén, y la esencia cultural de lo que Cintio Vitier llama “lo cubano”, entendido éste como el mestizaje multifacético entre lo africano y lo español, más allá de tratar de enfocarse solamente en la esencia negra.
Para destacar estos dos aspectos estéticos (el ritmo musical y le lenguaje popular) he querido basarme principalmente en Motivos de Son (1930) y Sóngoro Cosongo (1931), recurriendo asimismo a otros poemas para ejemplificar algunos puntos.

El ritmo del son en Guillén

Como ya hemos mencionado, el son es música mulata por contener elementos hispano-africanos en su composición, pero por mucho tiempo las clases sociales altas la rechazaron por estar íntimamente vinculado a la raza negra y la pobreza económica en que vivía. Poco a poco, por diferentes factores socioculturales, lo “afrocubano se hace cubano”, y tanto la literatura como la música culta se ven impregnadas de lo que antes era violentamente relegado.
Existe un poema anónimo del siglo XIX llamado “Son”, cuya estructura poética es la misma que usa Guillén en sus Motivos de son, así como la fonética y el lenguaje popular: «Mulata colorá/ aprende d’esa negrita/ que se planchó la pasita, / se cortó la melenita, / y tiene la bemba rosa». Los primeros poemas de la corriente negrista escritos por cubanos aparecen en 1928 con José Z. Tallet, Ramón Guirao y Emilio Ballagas, entre muchos otros, pero ven al negro “desde afuera” , como poetas blancos, a diferencia de Guillén, que lo plasma desde su sentir mulato. Su innovación es crear, por un lado, un orgullo de raza en el negro, reivindicando su lugar en la cultura cubana, y por otro, elevar el son a estrofa poética. Mi análisis abarcará esta última, principalmente en su estructura formal, pero sin descartar algunas observaciones en cuanto a su contenido.

Guillén descubre que dentro de la estructura y el espíritu del son existen posibilidades poéticas antes no exploradas. Extrae el “montuno” del son popular (generalmente interpretado por sextetos típicos en cuba), es decir, el estribillo rítmico en forma de comentario malicioso y burlón, y “ese sentido de final que todo se resuelve en risa y baile” […]

Da clic aquí para leer el resto del artículo


La Revolución Mexicana de 1910

octubre 13, 2007

En esta segunda entrega de las IV Jornadas de Estudios Latinoamericanos, Gloria Villegas describe el clima ideológico en los años previos a la Revolución Mexicana y cómo se planteaban el futuro los distintos grupos en sus planes y proyectos. Teresa Aguirre plantea la influencia de la Revolución en la economía, y da un breve listado de la historiografía que se ha dedicado al tema. Javier Torres Parés habla de la relación con nuestros vecinos durante la Revolución, César Navarro la analiza a la luz del presente y Blanca Rodríguez nos lleva a la lucha en el norte a través del análisis de las logradas imágenes en la ficción de Nellie Campobello.


La segunda mesa redonda de las IV Jornadas

1 – Gloria Villegas – Planes y programas revolucionarios
2 – Teresa Aguirre – La economía mexicana durante la revolución
3 – Javier Torres Parés – Relaciones en fronteras
4 – César Navarro – La revolución mexicana en perspectiva histórica desde el presente
5 – Blanca Rodríguez – Reflejos de la lucha villista en las obras “Cartucho” y “Las Manos de Mamá”

Villegas, Aguirre, Torres, Navarro, Rodríguez
La Revolución Mexicana de 1910
Facultad de Filosofía y Letras, UNAM
México, 16 de mayo de 2007

Mesa anterior: La revolución de independencia


El sentido histórico en Borges

agosto 29, 2007

El seminario internacional “Historia y literatura. Viejos y nuevos problemas”, de la Cátedra Joao Guimaraes Rosa inició ayer con una conferencia de lujo:


David Arrigucci

Después de las palabras inaugurales, Valquiria Wey presentó al investigador David Arrigucci Jr. (Universidad de Sao Paulo), quien analiza a Borges desde la relación de la forma literaria con la experiencia histórica. Arrigucci ha estado trabajando en un proyecto en el que las obras de Borges, Guimaraes Rosa y el cineasta John Ford encuentran una relación por medio de la pampa, el sertão y el oeste norteamericano, respectivamente. En esta ocasión, el profesor de literatura comparada dedica la conferencia a Borges y su relación con la historia. Especial mención merece la disección que hace el conferencista del breve cuento “El cautivo” (El hacedor, 1960) en diversas facetas que incluyen la historia y literatura argentina, las formas estéticas, y la sustancia humana presente en muchos de sus cuentos, así como varias claves que en su escritura utilizó el autor argentino. Arrigucci toca temas latinoamericanos recurrentes como los cautivos o civilización y barbarie, pero también escucharemos términos como “destierro trascendental” y a autores que van desde Cervantes a Coetzee.

Baja aquí la conferencia

David Arriguci, Jr.
El sentido histórico en Borges
Historia y literatura. Viejos y Nuevos Problemas
Facultad de Filosofía y Letras, México
28 de agosto de 2007