Debate #yoSoy132

junio 19, 2012

Debate organizado por y entre las diversas asambleas que conforman #yoSoy132.
¡Encuentre a los 2 latinoamericanistas (pista: ninguno es candidato)!

O baja el mp4 haciendo clic aquí

Anuncios

Comunicado de Carmen Aristegui

febrero 9, 2011


(videos vía javiersolorzano.com)

Pasadas las 11 horas de hoy 9 de febrero, Carmen Aristegui leyó un comunicado que fue transmitido por un puñado de medios (i.e. Radio SME). Si no lo pudiste escuchar puedes hacerlo en línea o bajarlo de alguna de las siguientes ligas:

4shared /unchorrodecosas.comnuestro servidor

(El audio se obtuvo de la página “No a la censura de Carmen Aristegui” en facebook.)

Notas:
La Jornada
El Universal
BBC
CNN (y aquí el video donde la reportera de CNN dice “pero no podemos decir ‘apoyo’, ¿verdad?”)
Proceso


Historia del cine y Documental en América Latina

septiembre 14, 2010

El incisivo historiador e investigador brasileño del cine latinoamericano, Paulo Antonio Paranaguá, estará aquí para dar un par de seminarios:

  • Dilemas de la historia del cine en América Latina (29 sep)
  • Problemas para una historia del documental en América Latina (30 sep)

En el Instituto de Estéticas de la UNAM y el Instituto Mora.

Para más información, de clic aquí o en la imagen.


América Latina, Ayer y Hoy: Serie de TV

octubre 29, 2009

América Latina, ayer y hoy

Martes de 9 a 10 horas, canal 22

10 de noviembre:
Pensamiento Filosófico Latinoamericano

17 de noviembre:
Política y sociedad en América Latina y el Caribe

24 de noviembre:
Emergencia de identidades en América Latina y el Caribe

1 de diciembre
Literatura y Ensayo latinoamericanos en el siglo XX y XXI

8 de diciembre
Bicentenarios de la independencia de Nuestra América

Baja aquí el programa


Las aventuras del libro vaquero

octubre 13, 2008

por Ushuaia Guadarrama

Los medios de comunicación, además de mantenernos informados y al mismo tiempo divertirnos, son los grandes trampolines de control masivo y subyugación. El impacto que generan en las sociedades y personas es impresionante a la vez que difícilmente perceptible; sin embargo el bombardeo intermitente de señales y símbolos llegan directamente al cerebro, penetrando y modificando comportamientos y actitudes.

Los cómics, como medio de comunicación gráfica, aparecieron a finales del siglo XIX, llegando a los lectores a través de las páginas impresas de los periódicos de la época. Sin embargo, la necesidad de expresión cultural de los pueblos adquirió su forma y función actual en el momento en que fue posible la difusión masiva por medio de la prensa, diaria o semanal y luego a través de publicaciones especializadas como semanarios, revistas mensuales, comic-books, etc. (Puig, 1996) Uno de los primeros países que consigue la masificación del cómic es Estados Unidos, como resultado de la modernización, convirtiéndose en un fenómeno social. El cómic era consumido enormemente y tenía un impacto importante en la industria del entretenimiento de las masas. Evidentemente el fenómeno no fue exclusivo de los Estados Unidos y se transmitió a los demás países que pasaron por un proceso de amalgamación de aquellos cómics estadounidenses que se juntaron con el contexto social del país receptor.

Al final no sólo fueron receptores, sino transformadores:

“Los cómics en los países del mundo hispánico también surgen con la modernización, pero tienen diferentes características y su forma de enunciar la modernidad se hace, por una parte desde su espacio autóctono en conflicto con los productos de importación norteamericanos, y por otra, desde una modernidad incompleta llena de vértices, donde el fenómeno social que representan no es sólo parte de la emergente industria del entretenimiento de masas sino que, en algunos casos, es capaz de ser un artefacto que cuestiona el espacio ideológico al que pertenece.” (Merino, 2003:20)

El cómic ha influenciado a lo largo de medio siglo los hábitos culturales de un gran porcentaje de la población mexicana. Criticado o enaltecido, para bien o para mal el cómic ha tenido la función, queriendo o no de ser, en general, el principal acceso que un mexicano tiene a la lectura. Uno de los cómics que se ha filtrado con más fuerza a la vida diaria de los mexicanos es El Libro Vaquero. El tiraje del libro vaquero alcanzó dimensiones enormes, “Nosotros [el equipo del Libro Vaquero] en el ochenta y seis, tuvimos un millón seiscientos mil ejemplares semanales” (Entrevista a Fernando Varela Robles) Según la Revista Latinoamericana de Comunicación CHASQUI, El Libro Vaquero vende en la actualidad 400 mil ejemplares semanalmente,  41.6 millones de ejemplares por año, convirtiéndola en la revista semanal con más alta publicación en el país. Aquellos cómics que no son vendidos en México- a esto se le llama devolución- se les envían a Centroamérica y Estados Unidos. Estos números incitan a la reflexión. La que ha sido más comúnmente utilizada por otros medios de comunicación tales como los periódicos, es aquella que argumenta:

“En un país como México donde, según cifras de la Organización de Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO), sólo se leen 2.8 libros por año, la edición de historietas y revistas como ‘El libro vaquero’ constituye un fenómeno social y cultural poco usual.” (El Universal Online)

Contraria a la opinión del articulista de El Universal, El Libro Vaquero no parece ser un fenómeno poco usual. Lo que si parece poco usual es que en México, cuando se habla de este cómic en particular no existe un interés extendido por realizar los suficientes estudios sociológicos, históricos y culturales acerca de los diversos temas que se pudieran desprender al respecto. Al parecer es difícil incluir al Libro Vaquero dentro de los géneros literarios, por lo que la Historia de la Literatura ha obviado su existencia. Sin embargo, se puede reivindicar el diálogo del cómic con la literatura, la realidad social, la imaginación popular o el entorno estético de cada país como una característica más de su modernidad (Merino, 2003). Sin desbordadas pretensiones, con esta investigación apenas espero dar entrada para que se realicen estudios mucho más profundos y amplios acerca de la temática que se ha manejado a lo largo de los años de la publicación de El Libro Vaquero y de cómo esta temática ha cambiado o se ha mantenido a lo largo del tiempo, aventurándome un poco más incluso a las repercusiones sociales que puede tener.

El vaquero nace en la ciudad…

La historia dice más o menos así, como ha sido repetido en medios de comunicación masiva, tales como el Internet o el periódico y no en libros: Hace casi tres décadas, Rafael Márquez habló con el capitán Mario de la Torre Barrón, escritor de radionovelas, para que trabajara en una historia donde el centro fuera el amor de un vaquero por una mujer.

Primer número del libro vaquero

Portada del primer número de El Libro Vaquero

Días después, el capitán le presentó el primer argumento con el título Racimo de Horca, en el que una banda de forajidos asalta un tren que lleva 30 mil dólares en oro al banco de Stanleyville. Bloquean las vías del tren para detener a la locomotora y toman por asalto el vagón del dinero. De pronto, el responsable del precioso metal se interpone para evitar el atraco y los forajidos lo acribillan. A partir de ese momento, la historia se centra en Mariana, la hija del asesinado, y Tom Stacey, un pistolero que se enamora de ella y busca vengar la muerte del padre de su amada. Después de elaborar un stock de 10 capítulos, el 23 de noviembre de 1978 apareció el primer número de la nueva historieta, bautizada como El Libro Vaquero […]

Da clic aquí para leer el resto del artículo

 


Cine y movimientos sociales

octubre 3, 2008

Dentro de las actividades del Primer Congreso de la Cultura Iberoamericana, en la mesa redonda Cine y Movimientos Sociales se destacó al documental. Los mexicanos que iniciaron y cerraron las participaciones no olvidaron mencionar el papel crucial de los acontecimientos de 1968.

Alejandra Islas Caro (México) realizó una muy buena semblanza testimonial de la historia de este tipo de cine en México, de dicha fecha a la actualidad.

Carlos Henríquez Consalvi, pionero de Radio Venceremos, comenzó su intervención con la proyección de un corto documental sobre las actividades de lo que comenzó siendo una estación (móvil) de radio revolucionaria del FMLN y poco a poco crecería a ser un conjunto de periodistas, fotógrafos y cineastas que denunciaban la intervención norteamericana en El Salvador, entre otras cosas. El eje de la charla de Henríquez fue la reflexión sobre la memoria histórica, y la conservación de esta a través del Museo de la Palabra y de la Imagen.

El argentino David Blaustein sintetizó una breve historia del Cine Liberación y el Cine de la Base en Argentina y los calificó como antecedentes directos del reciente Cine Piquetero o “Video informe”, en el que basó gran parte de su intervención, y tipificó los documentales realizados alrededor de los movimientos sociales bonaerenses (Las fábricas recuperadas como objetivo de retrato, la crisis del 19 y 20 de diciembre del 2001 – el corralito y la represión -, y el cine que acompaña al movimiento de Derechos Humanos argentino).

Manuel Pérez Paredes, veterano cineasta del ICAIC ofreció un retrato del papel del cine cubano después de la revolución, haciendo énfasis en sus años de formación y la problemática que enfrentó.

Óscar Menéndez finalizó recordando Tlatelolco y denunciando la impunidad, junto a los problemas de difusión y legalidad que enfrenta el cine mexicano. En seguida proyectó parte del documental “Historia de un documento”.

El Primer Congreso continúa hoy y todo el fin de semana con ponencias, comentarios y presentaciones de cineastas, teóricos, críticos y técnicos en el Centro Nacional de las Artes, y durante tres semanas más con el ciclo Historias en común, en la Cineteca Nacional (con presencia de algunos directores).

Vayan, se pone bien. El café no está tan malo y no faltan las galletas.

Baja aquí los audios de las ponencias en mp3:


Foro sobre la investigación en el documental

septiembre 24, 2008